Abonos Ecológicos Fertilizantes Ecológicos Control Plagas Agrobeta

Tienda online

Conocimientos básicos del cultivo del tomate 2ª Parte


tomates-668x400x80xXRequerimientos nutricionales

Los requerimientos nutricionales del cultivo del tomate dependen de la variedad de tomate a sembrar y del tipo de manejo, sin embargo, de forma general los nutrientes que este cultivo necesitan son: Nitrógeno (N), Fósforo (P), Potasio (K), Calcio (Ca), Magnesio (Mg) y Azufre (S).

El orden de extracción de nutrientes por la planta de tomate en forma decreciente es K, N, Ca, S, Mg y P.

Macronutrientes

agrobeta-potasa-40-ecoPotasio (K). Este elemento es necesario en el tomate para la formación de tallos y frutos, síntesis de carbohidratos, aumento de sustancias sólidas, coloración y brillantez de los frutos. Ayuda a eliminar la acción perjudicial de otros elementos, favoreciendo la asimilación de los minerales esenciales. Su carencia se manifiesta en la reducción del crecimiento de los tallos. El K juega un papel importante en la cantidad de azúcares que acumula el fruto; al igual que el fósforo, el K ayuda a aumentar la cantidad de materia seca y vitamina C.

Nitrógeno (N). Es el principal elemento nutritivo en la formación de órganos vegetativos de la planta. El tomate es sensible a la deficiencia de nitrógeno en la fase vegetativa y durante la maduración.

La falta de este elemento afecta al desarrollo de la planta, el follaje se vuelve verde pálido o amarillo, las hojas jóvenes y las ramificaciones son finas. Se produce un florecimiento tardío y disminución en el peso de los frutos. El exceso de N desequilibra la disponibilidad de K y P, y trae como consecuencia un excesivo desarrollo vegetativo en perjuicio de la fructificación; se producen frutos huecos y livianos, con poco jugo, pocas semillas, tallos suculentos, las hojas crecen excesivamente y la planta se vuelve susceptible a enfermedades. En suelos arenosos se debe adicionar abonos orgánicos y fraccionar el fertilizante.

agrobeta-calcio-ecoCalcio (Ca). Este elemento estimula la formación de raíces y hojas. Es esencial para las paredes celulares, provee energía a las células y regula el flujo de nutrientes hacia ellas.

La deficiencia de calcio provoca marchitamiento de la planta, muerte de la parte superior del tallo y de los puntos de crecimiento.

La pudrición apical se debe a la deficiencia localizada de calcio, los frutos en estado verde sazón muestran el tejido de la base hundido y duro, su color cambia de verde a negro.

Las deficiencias de manifiestan en suelos muy ácidos o con poca humedad.

Azufre (S).  Este elemento es vital para el crecimiento de la planta y para el desarrollo de proteínas y semillas. Participa en la formación de ácidos amínicos, vitaminas y clorofila. Facilita la asimilación del N.

El contenido de azufre en los suelos orgánicos puede llegar a ser hasta el 1%, mientras que en los suelos inorgánicos fluctúa entre 0.02 y 0.2%. En regiones de alta precipitación el azufre es eliminado de la capa superficial del suelo.

Los síntomas visuales de deficiencia de azufre son amarillamiento intervenal en las hojas, se enrojecen los pecíolos y tallos, hay entrenudos más cortos y hojas más pequeñas.

Las hojas más jóvenes y próximas a las yemas son las más afectadas; bajo condiciones de deficiencia no sólo se reduce el rendimiento, sino también la calidad de los frutos.

agrobeta-magnesioMagnesio (Mg).  Es un componente de la clorofila, es el pigmento verde de las plantas. La clorofila es esencial para el proceso de fotosíntesis, en el cual las plantas combinan dióxido de carbono y agua para formar azúcares.

Las deficiencias se presentan con más frecuencia en suelos ácidos, arenosos, deficientes en calcio. En la etapa de crecimiento aparece clorosis en la punta de las hojas inferiores, evidenciándose entre las nervaduras, pero en estados avanzados toda la hoja se torna de color amarillo. Este síntoma se extiende a las hojas medias, en la etapa de fructificación, la clorosis se hace más evidente, y las hojas más bajas de la planta adquieren un color morado.

Fósforo (P).  En el cultivo de tomate es necesario aplicar este elemento antes del trasplante o a la siembra, debido a que posee problemas de asimilación por parte de las plantas. Una buena disponibilidad de fósforo acelera el desarrollo radicular de la planta, la fructificación es temprana, mejora la producción y la calidad del fruto.

La falta de fósforo disminuye la absorción de nitrógeno, provoca la reducción del crecimiento, reduce la floración, fructificación y desarrollo de los frutos. Los síntomas más característicos de la deficiencia en fósforo son la coloración rojiza o púrpura (violáceo) en las hojas jóvenes y en el envés o parte dorsal de las hojas.

Micronutrientes

Es un grupo de elementos químicos necesarios para el buen desarrollo de las plantas. La carencia de un microelemento puede ser provocada por el exceso de otro que realiza sobre la planta una acción de bloqueo. El pH del suelo también influye: un pH alto (7.5) provoca la carencia de manganeso (Mn), cobre (Cu), zinc (Zn), hierro (Fe), boro (B), molibdeno (Mo) en la planta; un pH bajo (<5.5) puede provocar carencia de molibdeno.

En los suelos arenosos puede haber ausencia de manganeso, cobre, zinc, boro, molibdeno y azufre, ya que son lavados con facilidad.

Los microelementos que más exige el tomate son: boro, manganeso, zinc y hierro.

agrobeta-boroBoro (B). Es esencial para la buena polinización, favorece el cuajado de flores y frutos y el desarrollo de la semilla. Interviene en la división celular, tras locación de azúcares, almidones y metabolismo de carbohidratos y proteínas.

Su carencia perturba el crecimiento celular, provocando la muerte de los puntos de crecimiento, tanto en el tallo como en la raíz. Se observa también un retraso en el desarrollo de las yemas florales, desintegración de tejido radicular y destrucción y ennegrecimiento de los tejidos más blandos.

El exceso de boro produce clorosis y quemaduras en los bordes de las hojas y los tejidos adquieren un color negro oscuro, corteza hinchada, frutos deformes que maduran prematuramente.

Manganeso (Mn). Además de fomentar resistencia contra plagas y enfermedades, el manganeso actúa como catalizador en las acciones enzimáticas y fisiológicas; además se relaciona con la respiración y la síntesis de clorofila.

La deficiencia se observa como una decoloración verde pálido y manchas cloróticas de tejido muerto entre las nervaduras de las hojas jóvenes. En las hojas viejas, aparecen manchas intervenales bastante difusas, no se observa una separación entre el tejido sano y el clorótico.

La deficiencia ocurre en suelos sumamente limosos, las hojas más jóvenes se observan similares a las que tienen deficiencia de hierro, con la excepción que las venas se conservan verdes.

Zinc (Zn).Es un elemento de gran importancia en el crecimiento y producción; puede llegar a actuar como limitante en la realización de estas funciones si la disponibilidad es escasa. La deficiencia se observa con mayor frecuencia en suelos arenosos y con alto contenido de fósforo.

Actúa como elemento regulador de crecimiento, su deficiencia puede llegar a causar reducción en el tamaño y forma de las hojas, causa total deformación en las hojas nuevas. Los entrenudos se reducen considerablemente de tamaño, lo que hace aparecer hojas de crecimiento terminal agrupadas en forma de roseta.

agrobeta-hierro-ecoHierro (Fe). El hierro tiene funciones específicas en la activación de los meristemáticos; la formación de la clorofila está relacionada con la presencia de este elemento; interviene en los procesos enzimáticos y se encuentra asociado con la síntesis de la proteína cloroplasmática, actúa como catalizador en muchos procesos de tipo metabólico.

Las deficiencias de este elemento se presentan primero en las hojas jóvenes de la planta; se detiene el crecimiento al no haber movimiento del elemento de las hojas adultas a los meristemos. Las hojas jóvenes presentan una clorosis que se extiende a todas ellas; finalmente se presenta una coloración totalmente blanquecina.

En los suelos de textura gruesa, de bajo contenido de materia orgánica y con elevado pH, es donde más se observa la deficiencia de hierro.

Enfermedades Bacterianas

enfermedad tomatePseudomonas spp. Enfermedad causada por humedad relativas altas, temperaturas relativas bajas entre 15º-20ºC y agua libre sobre el tejido. Penetra por los estomas, heridas y contaminación por roce.

Santhomonas spp. Enfermedad causada por humedad relativas altas, temperaturas relativas medias entre 20-30ºC. Agua libre sobre el tejido. Penetra por los estomas, heridas y contaminación por roce.

Cancer Bacterial (Clavibacter michiganensis). Enfermedad causada por humedad relativas altas, temperaturas relativas bajas entre 18-25ºC. Agua libre sobre el tejido. Penetra por los estomas, heridas y contaminación por roce.

Enfermedades Fúngicas

Alternaria (Alternaria alternata). Enfermedad causada por el exceso de humedad (lluvias y neblinas), temperaturas entre 10-25ºC, suelos infectados y agua libre sobre el tejido. Penetra a través de las hojas, heridas en el follaje y salpicadura del suelo.

Fusarium-haces-vasculares-mFusarium (Fusarium spp). Sobrevive en el suelo por clamidiosporas, amplio rango de temperaturas, plantaciones tempranas, suelos infectados, rápida recolonización de suelos desinfectados, sustratos sin desinfectar, estrés de las plantas (hídrico o térmico), desplazamiento por agua y viento y alta diversidad de cepas. Penetra directamente a nivel de cuello y/o raíces en plantas recién trasplantadas y que son sometidas a un estrés.

Rizoctonia (Rhizoctonia solani). El causante de esta enfermedad es el exceso de humedad (lluvias y neblinas), temperaturas entre 15-25ºC y suelos infectados. Penetra a través de las hojas, heridas en el follaje y salpicadura del suelo.

Tizón tardío (Phythopthora infestans). El exceso de humedad (lluvias y neblinas), temperaturas entre 10-25ºC y suelos infectados son las causas de esta enfermedad. La penetración es principalmente a través de hojas y salpicaduras de lluvia.

Tizón al cuello (Phithopthora nicotianae var paraisitica). Los causantes son el exceso de humedad a nivel del suelo, temperaturas entre 10-25ºC y suelos infectados. Penetra principalmente a través del cuello y raíces muertas.

Raíz corchosa (pyrenochaeta lycopersici). Las causas son la gran variedad de hospederos, temperaturas entre 15-30ºC, mono cultivo de solanáceas, alta dispersión en el perfil de suelo y contaminación interpredial. Penetra inmediatamente después del trasplante, contacto directo patógeno-raíz.

Enfermedades Virales

–          Virus de hojas amarillas en cuchara TYLC.

–          Virus Mosaico del Tabaco VMT.

–          Virus de Bronceado del Tomate TSWV

Principales Plagas

Mosca Blanca (Trialeurodes vaporaroium). Se debe considerar una plaga primaria del cultivo del tomate, de alta persistencia y sujeta a medidas de supresión permanente. El daño principal es el debilitamiento de las plantas, deterioro de la calidad de frutos por secreciones azucaradas que originan fumagina, reducción de la capacidad fotosintética de las hojas y transmisión de virus.

TUTAPolilla del tomate (Tuta absoluta). Plaga igual al de la mosca blanca. El daño principal lo realizan las larvas, las que una vez eclosionadas, penetran en las hojas nuevas, donde se alimentan del mesófilo, dejando las galerías características. Estas larvas también afectan los puntos de crecimiento de brotes, racimos florales o frutos, donde hacen galerías desde el extremo peduncular, con el consiguiente deterior y pérdida de valor comercial.

Nemátodos (Meloidogyne spp). Es un endoparásito sedentario, es una especie polífaga y de amplia distribución gracias a la dispersión por actividades de labranza y plantas contaminadas, además de desplazarse a través del agua de riego. Forma nódulos en las raíces, las cuales restringen el paso de agua y nutrientes a la planta, provocando un escaso desarrollo, debilitamiento generalizado y un aspecto de deshidratación y una severa reducción de la producción, tanto en cantidad como en calidad. Además se le asocia la transmisión de ciertos virus y también favorece el ataque de hongos saprofitos.

 

 

Fuente:

–          Guía Técnica Cultivo de Tomate. Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal. El Salvador

–          Manual de cultivo de tomate. Nodo Hortícola VI Región. 2009. Facultad de CS Agronómicas Universidad de Chile.

Alfredo Corrochano 111 - Pol. Ind. El Viso (29006) Málaga - Tel./Fax : +34 902 120 902 - info@agrobeta.com - Aviso legal