Abonos Ecológicos Fertilizantes Ecológicos Control Plagas Agrobeta

Tienda online

La podredumbre de las raíces en el cultivo de marihuana

Publicado el 09/05/2019 por info@agrobeta.com

  • Cuando las plantas de marihuana muestran síntomas externos de ataques fúngicos o de parásitos, es fácil actuar con rapidez para solucionar el problema.
  • No obstante, resulta más complicado cuando se observa un debilitamiento o una ralentización en el desarrollo de las plantas, aunque aparentemente no muestran síntomas evidentes.
  • La podredumbre de las raíces es un fenómeno causado por diferentes agentes fitopatógenos. Se trata de un conjunto de enfermedades que atacan directamente a las raíces de las plantas de marihuana. En este post te explicamos en qué consiste este fenómeno, cuáles son los síntomas perceptibles, cuáles son las medidas preventivas que se pueden adoptar y cómo erradicar la enfermedad definitivamente.

Qué es la podredumbre de las raíces?

La podredumbre de las raíces se produce como consecuencia de un conjunto de enfermedades, capaces de dañar seriamente a muchas plantas, tanto de interior como de exterior, entre ellas las plantas de marihuana. Estas enfermedades pueden estar producidas por diferentes agentes fitopatógenos como bacterias (AcidovoraxAgrobacteriumBurkholderiaClavibacter y Ervinia por ejemplo) nematodos (TylenchulusPratylenchusHeterodera Globodera por ejemplo) o incluso por hongos (RhizoctoniaPhytophthoraFusarium y Pythium por ejemplo).

No obstante, a menudo, se trata de enfermedades criptogámicas producidas por hongos microscópicos que se reproducen con facilidad y se diseminan por las esporas o esclerocios (una masa de filamentos micelianos). Son muy resistentes y pueden permanecer en el suelo durante mucho tiempo, incluso cuando las condiciones medioambientales no son favorables.

Un drenaje inadecuado del sustrato puede favorecer la aparición de este problema. El sustrato necesita “cierta capacidad respiratoria” (buena oxigenación) para que las plantas de marihuana se desarrollen adecuadamente.

Las semillas y las jóvenes plántulas son propicias a verse afectadas por este tipo de enfermedades (la descomposición de las semillas o el mal del tralluelo son fenómenos habituales) ya que son más frágiles que las plantas grandes, que son más resistentes gracias a las defensas de su sistema inmunitario.

Este tipo de enfermedad también se puede producir en los sistemas de cultivo hidropónicos ya que el tanque de la solución nutritiva puede estar infectado y contaminar el circuito de riego y las plantas.

Síntomas de la podredumbre de las raíces

Síntomas más habituales:

  • Las raíces, blancas cuando están sanas, van adquiriendo un tono marrón a medida que la enfermedad avanza.
  • La planta encuentra dificultades para alimentarse con normalidad.
  • Se produce una ralentización generalizada en el desarrollo de la planta (debilitamiento).
  • Las hojas van adquiriendo, de forma progresiva, tonalidades amarillentas. De manera muy similar a lo que sucede cuando hay una carencia de nutrientes.
  • Los bordes de las hojas se oscurecen, y posteriormente las hojas se retuercen, se secan y caen.
  • Muerte de la planta.

Síntomas en presencia de Rizomas:

Los principales síntomas ante la presencia del hongo Rhizoctonia suelen ser la descomposición de las semillas (Damping Off), la putrefacción de las raíces superiores, hasta el cuello del tallo, o incluso la aparición de daños en la masa foliar.

Características:

  • Las hojas de las plantas afectadas son más pequeñas y van adquiriendo, poco a poco, una tonalidad amarillenta.
  • El desarrollo de la planta se ve muy ralentizado y esta se acaba marchitando.
  • Aparecen manchas marrones y secas en el cuello del tallo y en las hojas.
  • Las raíces se van pudriendo progresivamente, y se forma sobre ellas una gelatina pegajosa.
  • Si la humedad ambiente es muy elevada, pueden aparecer filamentos en el suelo e infectar la planta hasta la masa foliar.
mal vivero principal

Síntomas en presencia de Phytophthora:

Cuando se produce un ataque por Phytophthora, el crecimiento de la plata se ve ralentizado considerablemente. Los síntomas son similares a los provocados por un ataque de Pythium, pero se presentan con mayor virulencia.

Características:

  • Las hojas se marchitan, amarillean y caen.
  • Aparecen manchas marrones/rojizas en el cuello del tallo.
  • La coloración marrón/rojiza aparece en la corteza del tallo y en las raíces.
  • Al sacar las raíces de la tierra se percibe claramente un oscurecimiento pronunciado de las mismas.
  • Rápido contagio del restos de plantas presentes en el cultivo.

Síntomas en presencia de Fusarium:

Las diferentes especies de Fusarium afectan significativamente a las raíces, al cuello del tallo y a veces a las vainas foliáceas, que quedan cubiertas por una podredumbre

marrón/rojiza. Al mismo tiempo, el desarrollo de la planta se ralentiza de forma destacada.

Síntomas en presencia de Pythium:

El Pythium produce una ralentización significativa en el crecimiento de las plantas infectadas.

Características:

  • Se observa una perdida de vigor generalizada de la planta, y posteriormente la planta se va marchitando progresivo.
  • Podredumbre negruzca y húmeda en la corona.

Medidas preventivas para evitar la aparición de podredumbre en las raíces

  • Asegurarse del origen y de la calidad del sustrato que se vaya a utilizar.
  • Es fundamental el uso de un sustrato aireado que permita una buena oxigenación de las raíces.
  • En interior, la limpieza de la habitación de cultivo es un aspecto primordial, clave para evitar muchos problemas fúngicos y de plagas.
  • Asegurarse de que las macetas están bien limpias antes de volver a utilizarlas.
  • Regar las plantas de marihuana con precisión, sin excesos y con regularidad.
  • Añadir un estimulador de raíces, una vez por semana, para que la masa radicular se mantenga saludable.
  • Una mala ventilación así como un nivel de humedad muy alto, son factores que favorecen la aparición de estas enfermedades.

Cómo luchar contra la podredumbre de las raíces

Desafortunadamente, es muy difícil erradicar por completo estas enfermedades. Si se siguen los consejos mencionados anteriormente, es posible frenar su aparición y su desarrollo. Si el ataque es muy virulento y se ha extendido por el cultivo, la mejor opción es arrancar todas las plantas y volver a plantar un nuevo cultivo totalmente sano. Si no, se corre el riesgo de perder el tiempo con métodos que realmente no resolverán el problema en su totalidad. El desarrollo de las plantas se ralentizará, estas mostrarán un perdida muy significativa de vigor y tendrán el aspecto de estar “enfermas”.

Método biológico: en los viveros se pueden encontrar biofungicidas, elaborados a base de hongos o bacterias, capaces de proteger las raíces de las plantas contra los ataques fúngicos.

Este es el caso, por ejemplo, de productos a base de bacterias Streptomyces griseoviridis. Este tipo de biofungicidas son eficaces con la mayoría de patógenos que ocasionan la podredumbre de las raíces. Casi todos estos productos se presentan en polvo humectable, que se puede aplicar pulverizado sobre el sustrato, en el sistema de riego gota a gota, empapando el suelo por capilaridad, o con el tratamiento preventivo de las semillas. Este producto se puede utilizar también a modo preventivo. Según la intensidad del ataque, se puede aplicar el tratamiento de forma periódica cada 2 a 5 semanas.

Método químico: los métodos químicos son a menudo infructuosos si el ataque está muy extendido en el cultivo. En ese caso, lo más recomendable es arrancar todas las plantas y tirarlas. Luego habrá que limpiar en profundidad el espacio de cultivo y todo el material complementario, aplicando un tratamiento preventivo antifúngico. Es la única forma de garantizar que el próximo cultivo esté libre de contaminación

¡Y ya no nos queda más que desearte una excelente cosecha!

Tomado de Dinafem

Deja tu comentario

Nombre (requerido)

E-mail (requerido)

Web

Comentarios

Alfredo Corrochano 111 - Pol. Ind. El Viso (29006) Málaga - Tel./Fax : +34 902 120 902 - info@agrobeta.com - Aviso legal